Matrimonio mixto: qué hacer si eres cristiano pero no quieres unirte a la Iglesia Católica.

dv1439002[1]Parejas mixtas? Problemas para celebrar una boda? Un futuro cónyuge rechaza la Iglesia católica? No hay problema, Se puede celebrar un matrimonio interreligioso mixto entre una pareja que tiene la intención de permanecer vinculada al catolicismo. (católico) y el otro que se considera cristiano (Protestante) pero rechaza a la Iglesia Católica, los sacramentos, confirmación, cursos de matrimonio, etcétera.
El siguiente texto se encuentra tanto en el sitio de la Iglesia Valdense como en el sitio del Vaticano: es un acuerdo entre las dos partes en el caso de un matrimonio interreligioso.
Indicaciones para los procedimientos relacionados con la celebración de un matrimonio interreligioso.

En el caso de la celebración de un matrimonio interreligioso (o mixto, según la terminología católica) que es reconocido por ambas iglesias, las indicaciones a seguir son las siguientes:
1. Se invita en primer lugar a los recién casados ​​a asumir una profunda conciencia del valor de un matrimonio vivido en el Señor., y del diferente significado que sus iglesias de pertenencia le atribuyen.
2. Tras una reflexión madura, los novios deciden en cuál de las dos iglesias pretenden celebrar su matrimonio.. Mientras tanto, deberán ponerse en contacto tanto con el párroco como con el párroco para una adecuada preparación para su matrimonio..
3. La parte católica se pondrá en contacto con su párroco para el cumplimiento de los trámites requeridos y enviará los documentos requeridos.. Se dirigirá al párroco con el fin de obtener una licencia para la celebración de un matrimonio mixto.. En caso de que los cónyuges hayan decidido la celebración en la iglesia evangélica, el lado católico también debe obtener la dispensa de la forma canónica. Mientras tanto, la parte evangélica se mantendrá en contacto con su pastor para las aclaraciones e información necesarias sobre la posición de su iglesia..
4. En la conversación con el párroco, la parte evangélica no está ligada a ningún cumplimiento particular., no estar sujeto de ninguna manera a las disposiciones canónicas, con la excepción de la entrega de un certificado de bautismo (liberado por su propio pastor) mi, posiblemente, de un certificado de estatus libre (expedido por la Municipalidad), donde el pastor no toma conciencia de la ausencia de un matrimonio anterior de una manera diferente.
5. El lado católico se lleva a cabo, delante del párroco, a firmar una declaración en la que se compromete a “eliminar los peligros de abandonar la fe” y prometer “hacer todo lo que esté en su poder para asegurar que todos los niños sean bautizados y educados en la Iglesia Católica”. Al asumir estos compromisos, la parte católica es consciente de que el socio evangélico es portador de una auténtica fe cristiana y, con respecto a los niños, tiene los mismos derechos y deberes con respecto a su bautismo y su educación religiosa. La parte evangélica también está obligada a tomar nota de la declaración del socio católico., sin obligación de afiliación. Este reconocimiento se puede hacer con una declaración verbal, sin obligación de firmar.
6. Se requiere que el párroco se asegure de que ambos matrimonios no excluyan al que, con terminología canónica, están definidos “naturaleza, propósitos y propiedades esenciales del matrimonio” (unidad, indisolubilidad, procreación) y que el Documento del Sínodo Valdense sobre el matrimonio, define como “comunidad de vida estable, abierto a la posible formación de una familia”.
7. El pastor, después de haber cumplido con los trámites antes mencionados, dirige la solicitud de licencia a la Curia (y eventualmente) forma canónica de dispensación, para la celebración de una boda mixta. Mientras que el bando católico tendrá que acudir a la Curia, esta obligación no es requerida de la parte evangélica.
8. La solicitud de prohibición de matrimonio del Oficial de Estado Civil debe especificar si se trata de la celebración de una “matrimonio concordato” (si se hace en una iglesia católica) o un “matrimonio según el sistema valdense – Arte. 11 Ley 449, 1984 – (si se hace en la iglesia valdense).
9. La celebración tendrá lugar en la iglesia elegida por los novios según la liturgia propia de esa iglesia.. No hay lugar “concelebración”, pero puede ser invitada a la celebración (si los novios así lo desean) una representación de la otra iglesia para una posible participación en la liturgia (lectura bíblica, oración, mensaje). Si la celebración tiene lugar en la Iglesia Católica no habrá liturgia eucarística.
10. Se invita a la pareja a participar activamente en ambas comunidades para fomentar el diálogo., confrontación y encuentro en un espíritu de búsqueda fraterna. Permanecerá fuertemente arraigado en la fe del único Señor y Redentor.. Jesús Cristo. Esta será la fuerza y ​​la base de su unión más allá de las diferencias confesionales de las iglesias a las que pertenecen..
11. La pareja también intentará mantener el contacto y las relaciones con otras parejas que viven en la misma situación., favorecer y promover reuniones periódicas de parejas interreligiosas, en presencia de un representante a cargo de las dos comunidades, con el fin de continuar la investigación y profundizar y esclarecer los problemas relacionados con su condición, en particular con respecto al bautismo y la educación religiosa de los niños.
Textos de referencia
El documento del Sínodo valdense sobre el matrimonio, 1971, párrafos V al VII. El decreto general sobre el matrimonio canónico, de la Conferencia Episcopal Italiana, 1990, párrafos 47-52 El texto común de estudio y propuesta para un enfoque pastoral de los matrimonios interconfesionales, 1993
También te puede interesar
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia.. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más