No juzguéis y no quieres ser juzgado

«No juzguéis y no quieres ser juzgado; No condenes y no seras condenado; Perdona, y serás perdonado» (Luca 6,37). Es posible poner en práctica esta palabra del Evangelio? Quizás no sea necesario juzgar, si no quieres renunciar a lo que está mal? Pero este llamado de Jesús quedó profundamente grabado en los corazones. Los apóstoles Santiago y Pablo, además tan diferente, lo hacen eco en casi las mismas palabras. Giacomo escribe: «¿Quién eres tú que juzgas a tu prójimo??» (Giacomo 4,12). Y paolo: «¿Quién eres tú para juzgar a un siervo que no es tuyo??» (Romanos 14,4).

Ni Jesús ni los apóstoles intentaron abolir los tribunales. Su atractivo se refiere a la vida diaria.. Si los discípulos de Jesús eligen amar, Sin embargo, continúan cometiendo errores con consecuencias más o menos graves.. La reacción espontánea es entonces juzgar a quien, por su propia negligencia, sus debilidades u olvidos - causa de errores o fracasos. Ciertamente tenemos excelentes razones para juzgar a nuestro prójimo: es por su propio bien, para que aprendas y progreses ...
Jesús, quien conoce el corazon humano, no es víctima de las motivaciones más ocultas. Dado: "¿Por qué miras la pajita que está en el ojo de tu hermano?, y no notas el rayo que está en el tuyo?» (Luca 6,41).
Puedo usar los errores de los demás para asegurarme de mis cualidades.. Las razones para juzgar a mi prójimo adulan mi amor propio (ver Luca 18,9-14). Pero si espío el error más pequeño de mi vecino, ¿No es acaso para eximirme de afrontar mis problemas?? Los mil errores que encuentro en el aun no prueban que valgo mas. La severidad de mi juicio tal vez no haga más que ocultar mi propia inseguridad y mi miedo a ser juzgado..

Jesús habla dos veces del ojo "enfermo" o "malo" (Matteo 6,23 mi 20,15). Así es como nombra la mirada preocupada de los celos.. El ojo enfermo admira, envidia y juzga a su prójimo al mismo tiempo. Cuando admiro a mi vecino por sus cualidades pero, al mismo tiempo, me pone celoso, mi ojo va mal. Ya no veo la realidad como es, y también puede suceder que juzgue a otro por un mal imaginario que nunca ha hecho.

Sigue siendo un deseo de dominación lo que puede incitar al juicio.. Para esto, en el pasaje ya mencionado, Pablo escribe: « ¿Quién eres tú para juzgar a un siervo que no es tuyo??». El que juzga a su prójimo se erige como maestro, y usurpar, De hecho, El lugar de dios. Ahora estamos llamados a "considerar a los demás superiores a uno mismo" (Filippesi 2,3). No se trata de descuidarse, sino ponerse al servicio de los demás en lugar de juzgarlos.

Renunciar a juzgar conduce a la indiferencia y la pasividad?

En la misma oración, el apóstol Pablo usa la palabra juzgar con dos significados diferentes: «Por tanto, dejemos de juzgarnos unos a otros; pensar (juez) en cambio no ser motivo de tropiezo o escándalo para su hermano» (Romanos 14,13). Dejar de juzgarse no conduce a la pasividad, pero es una condición para la actividad y el comportamiento correctos.

Jesús no nos invita a cerrar los ojos y dejar pasar las cosas. Porque inmediatamente después de decir no juzgar, sigue así: «¿Puede un ciego guiar a otro ciego?? No caerán los dos en un hoyo?» (Luca 6,39). Jesús quiere que se ayude a los ciegos a encontrar el camino. Pero denuncia a los guías ineptos. Estas guías algo ridículas son, según el contexto, coro que juzga y condena. Sin renunciar a juzgar, es imposible ver con claridad para guiar a otros por el camino correcto.
Aquí hay un ejemplo tomado de Barsanufio y Giovanni., dos monjes de Gaza del siglo VI. Después de culpar a un hermano por su negligencia, Giovanni lamenta verlo triste. Todavía está herido cuando a su vez se siente juzgado por sus hermanos.. Para encontrar la calma, luego decide no culpar a nadie más y ocuparse solo de aquello de lo que sería responsable. Pero Barsanufio le hace comprender que la paz de Cristo no está en cerrarse a sí mismo. Cita varias veces una palabra del apóstol Pablo: «Ammonisci, regaña, exhorta con toda magnanimidad y doctrina» (2 timoteo 4,2).

Deja a los demás solos, todavía puede ser una forma sutil de juzgar. Si quiero cuidarme solo de mi, es quizás porque considero a otros indignos de mi atención y esfuerzo? Juan de Gaza decide no recuperar a ninguno de sus hermanos, pero Barsanufio se da cuenta de que de hecho los sigue juzgando en su corazón. Le escribe: «No juzgues y no condenes a nadie, pero siéntelos como verdaderos hermanos» (Letra 21), Al renunciar a los juicios, John será capaz de preocuparse genuinamente por los demás..
«No quiero juzgar nada antes de tiempo, hasta que venga el señor» (1 Corintios 4,5): Pablo recomienda la mayor moderación en el juicio. Al mismo tiempo, insistentemente pide preocuparse por los demás: «Corregir los rebeldes, confortate i pusillanimi, apoyar a los débiles, ten paciencia con todos» (1 Tessalonicesi 5,14). Por experiencia sabía que disparar sin juzgar podía ser costoso.: «Por tres años, noche y dia, No he dejado de exhortar a cada uno con lágrimas.» (actas 20,31).

Solo la caridad es capaz de tal servicio..
También te puede interesar
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia.. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más